CommonsCloud.coop es un proyecto para mancomunar herramientas con personas individuales y con entidades mediante el cooperativismo. Nunca será comprado porque no se podrá vender. Las personas y entidades usuarias son socias cooperativistas de consumo y copropietarias junto con las socias trabajadoras, en una cooperativa integral sin ánimo de lucro y de iniciativa social. El servicio se produce dentro de la cooperativa y con acuerdos de intercooperación con otras cooperativas y colectivos.

Usuarias cooperativistas

Al ser una alternativa al capitalismo de plataforma -donde los usuarios son el producto (a través de la generación de perfiles de seguimiento y la comercialización de datos personales)- en CommonsCloud.coop las personas y entidades usuarias comparten la propiedad y gobernanza del proyecto con las personas trabajadoras. Personas y entidades usuarias se hacen socias de consumo de femProcomuns SCCL, cooperativa integral sin ánimo de lucro y de iniciativa social. La estructura societaria cooperativa de CommonsCloud hace que no encaje en el modelo de startup (que aspiran a ser vendidas a una multinacional). La cooperativa no se puede vender porque es copropiedad de usuarias y trabajadoras.

Commonscloud.coop es un proyecto para resolver las necesidades tecnológicas de personas y entidades mancomunando herramientas de software libre a través de soluciones estandarizadas que puedan ser escalables y a través de servicios de formación, apoyo y acompañamiento.

 

Trabajadoras cooperativistas e intercooperación

Las personas que hacen el trabajo para que CommonsCloud.coop sea posible son socias de trabajo de femProcomuns SCCL o trabajan en alguna de las entidades con las que la cooperativa tiene acuerdos de intercooperación. Para más información véase “Quiénes somos“. Apostamos por la cooperativización del trabajo y por un modelo donde se puedan atender las necesidades de las usuarias a partir de las capacidades de diferentes entidades con acuerdos de intercooperación.

 

Colaboración y comunidad

CommonsCloud.coop fomenta la colaboración y la dimensión comunitaria entre las personas que forman parte. Por eso hay canales de comunicación compartidos en el Ágora y se facilita la colaboración en la elaboración de documentación, en la difusión del proyecto y en actividades comunitarias, como las hackathones de traducción de software o las actividades de co-creación como las “Judías mágicas“.

 

Principios cooperativos

Compartimos los mismos principios y valores que el resto de cooperativas del mundo, ideados por los pioneros de la cooperativa de Rochdale en 1844 y revisados en 1995 por la Alianza Cooperativa Internacional. Las cooperativas se basan en los valores de autoayuda, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad. Las personas que integran las cooperativas creen en los valores de honestidad, transparencia, responsabilidad y vocación social. Estos son los siete principios compartidos del movimiento cooperativista:

1. Afiliación voluntaria y abierta
Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas que quieran utilizar sus servicios y que deseen aceptar las responsabilidades de la afiliación, sin discriminación de género, social, racial, política o religiosa.

2. Control democrático de los miembros
Las cooperativas son organizaciones democráticas controladas por sus miembros, que participan activamente en el establecimiento de sus políticas y en la toma de decisiones. Todas las personas que desempeñan la función de representantes seleccionados son responsables ante los miembros. En las cooperativas primarias, todos los miembros tienen el mismo derecho a voto (un miembro, un voto). En otros niveles, las cooperativas también se organizan de manera democrática.

3. Participación económica de los miembros
Los socios contribuyen de forma equitativa al capital de la cooperativa y lo controlan democráticamente. Al menos una parte del capital suele ser propiedad común de la cooperativa. Cuando corresponde, los miembros suelen recibir una compensación limitada sobre el capital suscrito como requisito de la afiliación. Los miembros destinan los beneficios a cualquiera de las siguientes finalidades: desarrollar su cooperativa (por ejemplo mediante la constitución de reservas, una parte de las cuales es indivisible), beneficiar a los miembros en proporción a sus transacciones con la cooperativa; o apoyar otras actividades aprobadas por la afiliación.

4. Autonomía e independencia
Las cooperativas son organizaciones autónomas de autoayuda gestionadas por sus miembros. Si se llega a un acuerdo con organizaciones externas –incluidos los gobiernos–, o se aumenta su capital de fuentes externas, deberá hacerse de forma que se asegure el control democrático de sus miembros y se mantenga la autonomía de la cooperativa.

5. Educación, formación e información
Las cooperativas ofrecen educación y formación a sus miembros, representantes elegidos, directores y empleados, para que puedan contribuir de forma efectiva al desarrollo de sus cooperativas. Asimismo, informan al público general –particularmente a los jóvenes y a los líderes de opinión– sobre la naturaleza y los beneficios de la cooperación.

6. Cooperación entre cooperativas
Las cooperativas sirven de forma más efectiva a sus miembros y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando con estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

7. Sentimiento de comunidad
Las cooperativas trabajan para el desarrollo sostenible de sus comunidades a través de políticas aprobadas por sus miembros.

 

Pautas del cooperativismo abierto

Nos inspiramos en las pautas del cooperativismo abierto identificadas en el encuentro Commons Strategies Group del año 2014 (véase síntesis de GuerrillaMediaCoop 2.017). A continuación se presenta una versión adaptada de estas pautas y su relación con CommonsCloud.coop

1. Las cooperativas abiertas tienen que estar regidas por un estatuto interno orientado el bien común

La producción en las cooperativas abiertas está determinada por el valor social y ambiental. En la economía actual, los derechos sociales y la protección ambiental se consideran externalidades (costo o problema que se le atribuye a un otro) y se supone que la responsabilidad de su regulación recae sobre un Estado cada vez más ausente. En una cooperativa abierta, estos factores no se externalizan. Por el contrario, se integran en la matriz operativa legal para asegurar su transparencia y su adhesión a las prácticas de una economía generativa.

femProcomuns SCCL incorpora la orientación al procomún en su objeto social recogido en los estatutos.

2. Las cooperativas deben tener múltiples copartícipes

El cooperativismo ético, sostenible y de código abierto permite que su compromiso se expanda más allá de la estructura misma de la cooperativa. Del mismo modo que en un ecosistema, los elementos de una economía no funcionan aislados. El cooperativismo abierto busca otorgar derechos a todos los participantes de la cadena de valor económico, no solo a los cooperativistas. Esto incluye el trabajo afectivo y reproductivo, la creación de comunes y otras formas de trabajo actualmente “invisibilizado”. Las cooperativas abiertas prosperan con gran diversidad de miembros, al igual que los sistemas de comunes y los contributivos.

femProcomuns SCCL es una cooperativa integral sin ánimo de lucro y de iniciativa social que cooperativiza tanto la actividad de trabajo como la de uso y consumo. Pueden ser socias las personas trabajadoras y también las personas y entidades usuarias, así como las personas y entidades colaboradoras que apoyan el objeto social aportando capital y participación.

El proyecto CommonsCloud.coop y sus servicios se producen entre cooperativas y entidades que tienen acuerdos de intercooperación con femProcomuns SCCL y que participan en su Consejo Estratégico (CESC) o en su Consejo Consultivo (COCC).

Las personas y entidades usuarias de CommonsCloud.coop pueden participar en la asamblea de femProcomuns SCCL y además tienen canales de participación, colaboración, ayuda mutua y debate como el Ágora.

3. Las cooperativas abiertas deben co-producir activamente la creación de bienes comunes materiales e inmateriales

Las cooperativas abiertas no toman cosas unilateralmente del procomún: el intercambio es recíproco, generando así nuevos bienes comunes que pueden ser inmateriales y/o materiales y pueden fomentar la acumulación cooperativa (no la capitalista) utilizando licencias de reciprocidad. Los comunes inmateriales se refieren al código y al diseño, pero sobre todo al conocimiento productivo y socialmente beneficioso. Estos son los bienes que no deben privatizarse con el fin de generar escasez artificial o maximizar las ganancias.

A diferencia de los diseños de código cerrado de las empresas con ánimo de lucro con su comercialización desenfrenada y su obsolescencia programada, la producción orientada al procomún está enfocada en la modularidad, la durabilidad y la personalización, y en el uso eficiente de los recursos (por ej., de los datos compartidos o de las instalaciones industriales). Esa es la receta para generar la verdadera economía colaborativa: producción orientada al procomún, copropiedad y gobernanza compartida.

CommonsCloud.coop tiene como referente el modelo socioeconómico procomún que se pone en práctica mediante la autogestión y el autoabastecimiento de herramientas asociadas y también en el uso de software libre, los canales de ayuda mutua y la documentación colaborativa con licencias libres.

4. Las cooperativas abiertas necesitan una organización político social de escala mundial, aunque la producción sea local

Las cooperativas abiertas tratan de diseñar a nivel global y fabricar a nivel local, generando a partir de ello economías locales resilientes en términos de de alcance, no de escala. Esta economía del cara a cara y la creación de redes locales metaeconómicas deben poder amplificarse a un nivel global. Los desafíos que enfrentamos son de carácter internacional y suelen ser provocados por corporaciones trasnacionales que subyugan economías enteras a sus necesidades depredadoras. En contraposición a la opacidad de los negocios capitalistas multinacionales “verdes”, las cooperativas abiertas son completamente transparentes en cuanto a producción. Esto les permite coordinar recíprocamente la producción para lograr un nivel de adaptabilidad máximo basado en las condiciones del mundo real. De ahí que el resultado sea una producción en red que satisface necesidades reales, no exigencias del capital.

CommonsCloud.coop es un proyecto que se hace desde Cataluña, España, la Unión Europea y el Mediterráneo, con documentación y apoyo en tres idiomas (catalán, castellano e inglés) y que busca cooperación, colaboración y tejer red tanto en el ámbito local como en el ámbito internacional. No es un proyecto con vocación hegemónica ni de monopolio; tiene el propósito de ser nodo de una red cooperativista que ofrezca una alternativa tecnoética al actual oligopolio del capitalismo de plataforma.